castellano    galego    english   

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

la flora de la Isla

A principios del pasado siglo la vegetación de la isla estaba constituida, en su casi totalidad, por tojo y matorral al igual que se puede ver hoy en día en las islas Estelas, dos pequeñas islas situadas a la entrada de la bahia de Baiona. La isla en sus orígenes era un pequeño islote rocoso con una pequeña playa orientada al sur-este y prácticamente sin vegetación como puede comprobarse en una fotografía relativamente reciente tomada en 1970, con el puente que la une a tierra firme ya construido y con árboles plantados en la segunda decena del siglo pasado por D.Martín Echegaray.

Los primeros árboles fueron plantados por D.Martín Echegaray Olañeta después de haber comprado la isla a D.Enrique Lameiro Sarachaga en el año 1910. De aquella plantación se conservan todavía algunos ejemplares, ya casi centenarios.

Debido a la falta de atención y mantenimiento, prácticamente en estado de abandono, a que estuvo sometida la isla durante más de 35 años, concretamente desde 1939 hasta 1975 y también, como consecuencia de los temporales del invierno, una gran parte de aquel arbolado se perdió.

Fue a partir de la urbanización de la isla , en 1975, cuando las Comunidades de propietarios decidieron destinar una partida en sus presupuestos anuales para la recuperación de las zonas verdes y la repoblación de las mismas con nuevo arbolado.

Actualmente la isla cuenta con magníficos ejemplares de pinos (silvestre y piñonero), eucaliptus, cupresos, araucarias, metrosideros, lagunarias, laureles, castaños, cerezos, chopos, olmos, olivos, cedros, abetos y también, con variedades arbustivas como tamarindos, melaleucas, ebonibus, aligustres, mirtos, pittosporum y un largo etc.

En los meses del Otoño nacen en muy pequeña cantidad gran variedad de setas comestibles, como el tricoma ecuestre, el boletus edulis o revellón, el mízcalo o lactarius deliciosus y sangifluus, varias clases de champiñones, etc.
Hay, también, setas venenosas, como la amanita, en sus variedades de muscaria y phalloides.